Títulos para una novela



                                                                          Luis Carlos Barragán


Aurora Osorio

Vagabunda Bogotá. Luis Carlos Barragán. Cámara de comercio de Medellín para Antioquia. 257 pág. 2011

Un robo, una parada en la estación de policía, y la narración comienza. Luis, el protagonista, ha sido la víctima pero es acusado como el ladrón. Con esta serie de equívocos, de pasos en falso se va alimentado Vagabunda Bogotá (2011), novela que aparenta concertar la imagen de la urbe a través de una crónica cargada de merodeos interminables y detalles excéntricos, y que no obstante sustituye paulatinamente este universo citadino por uno de ciencia ficción, con tópicos por la teletransportación y los avances tecnológicos.

A este espacio colmado de naves espaciales, física poscuántica y misiones interplanetarias se incorpora un ingrediente humano; el amor. Los dramas del corazón con sus romances malogrados o en crisis conquistan un espacio considerable en la novela de Barragán, de modo que estos contienen en su interior los rumbos de una narración que constantemente oscila su brújula hacia planetas como la Tierra, Urano o el satélite Ganimedes.

Pero este ambiente futurista, a su vez, es solo una salida decorosa, una escapatoria paralela que crea el protagonista tras sufrir una ruptura amorosa, concentrando en la ciudad fría y en ocasiones monótona la fuerza de su desvarío imaginativo. El estado de ánimo de Luis, siempre expectante, fusiona a Bogotá con elementos sórdidos y excesivos que la trastocan para hacer de este cosmos ficcional un terreno fragmentado donde se legitima a personas que flotan inconscientes, a asesinatos inmobiliarios y objetos parlanchines.

Luis, transita por todo este territorio ambiguo con el objetivo de reencontrar a su pareja. Una suerte de odisea romántica en el espacio, donde el melodrama viene acompañado de una reflexión constante sobre la vida; aspectos como la soledad o los recuerdos se convierten en ocasión propicia para el examen de una sociedad moderna, verbigracia, la enfermedad del olvido, idea que extrae de García Márquez, y que reelabora a través de un tratamiento mordaz, siempre atento a detalles que recalan en la exageración: “Se supo que Jesús también olvidó quién era. Luego se dejó de saber, porque todos lo olvidamos.”

Ese tono que evade la solemnidad, que se vincula con la crudeza en el lenguaje, construye un escenario donde el desencanto y las contrariedades quedan mitigados gracias al ridículo, un humor que sin ser benigno en todas las oportunidades permite enfrentar la complejidad de la vida a través de una levedad paródica: “A lo mejor resulta mejor morir así. En los brazos del amor, con un disparo en el corazón, siendo un espía o algo así, como en el cine, porque soy una persona con déficit de imaginación, soy un espía que tiembla por un balazo, que cojea hacia una puerta secreta, un héroe que se desploma…”

Un rasgo característico en la narrativa de Barragán se basa en la experimentación; cualidad que se extiende tanto en el fondo como en la forma de su novela, los conceptos y límites se diluyen gracias a su lenguaje despreocupado, a su poética de la calle como él mismo afirma; su irreverencia le permite caricaturizar y juzgar algunos autores insignes, como en el caso de Kafka o Flaubert, sin que lo expresado sea considerado como un despropósito: “(Cuando Luis Barragán se despertó una mañana después de un sueño inquieto, se encontró en su cama transformado en una monstruosa nevera Nevecón.)” o “Cuando Luis Barragán se despertó una mañana después de un sueño inquieto, se encontró en su cama transformado en una monstruosa servilleta.”

Esta novela, puede ser considerada así mismo como un ejercicio de franqueza, un espacio diseñado para los voyeristas, mirones que simpatizan ante un inventario de anécdotas y experiencias sexuales colmadas de singularidad. Caso similar ocurre con su construcción narrativa, Barragán no tiene reparo en enseñar el andamiaje interno de su texto; las incertidumbres, procesos y elecciones que debe tomar como escritor, tal es el caso de la larga lista de títulos posibles para su novela: “Diccionario de obsesiones”, “Rock para flotar en el espacio”, “Diario espacial para solteros tristes”, “Estación Urano” o “Un olvido de arena”, opciones que conforman el catálogo de más de veinte títulos que compiten por condensar la esencia de su novela hibrida, desmesurada, que en síntesis  contiene una reflexión sobre el sentido de la vida; un significado de la existencia que Barragán conjetura a través de la parodia y la exageración, y que encuentra su respuesta justo en las pasiones humanas, en los sentimientos más profundos, esos que congregan a una unión sincera.
***

Vagabunda Bogotá, ópera prima del joven escritor Luis Carlos Barragán, ha cosechado al menos dos distinciones que la posicionan en el panorama literario, Ganadora del X Concurso Nacional de Novela y Cuento, 2011, organizado por la Cámara de Comercio de Medellín y Finalista del Premio internacional Rómulo Gallegos, en el año 2013. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

RevistaCorónica se reserva el buen gusto de retirar del foro los mensajes que sean ofensivos